domingo, 19 de marzo de 2017

Alto Sil 2017- ¿Dónde está la nieve? - por Iago Vázquez

¿Por qué la han premiado como mejor carrera de montaña en años anteriores? Pues ahora ya lo sé. Por organizar un fin de semana con tan buen ambiente de público y voluntarios, por un Santa Cruz de Sil volcado en su carrera, por el KV, la prueba infantil y por un trail de 31k que no necesita ni un kilómetro más. Sin problemas para los coches, ni para acampar, ni para tomar algo rodeados de corredores de todas partes a los que nos acabaría ganando un americano.
Si el objetivo de la organización es un pack completo, pues lo tienen casi todo en 300m. Charlas, visitas guiadas, Pasta Party o desayuno para los corredores. Puedes echar en falta unas mejores duchas pero creo que para el tamaño del pueblo parecía algo bastante digno y todos sabemos que sólo los primeros se duchan con agua caliente.

LA CARRERA
“8:00h - Yo venía por la nieve, pero dicen que no hay. Algo habrá con este frío”

La salida
La carrera empieza picando arriba, nada de calentar y como salgo bastante atrás, porque esto no es como correr en casa y no conozco, pues me quedo un poco rezagado y se forman pequeños tapones. Pasamos a las primeras pistas donde puedes adelantar si crees que no estás en tu sitio. Voy despacio siguiendo los consejos de Luis que ya ha estado por aquí antes y porque había oído hablar de El Muro y el Pico Negro y quería reservar para disfrutar de la carrera, que para sufrir ya están las de casa.

El Muro
Subida a la Chanada y bajada de piedra suelta pero no demasiado técnica. Sin nada de pisteo ni vueltas absurdas que en otras carreras meten para rellenar kilómetros empezamos la subida del Muro. Empieza el calor y me sobran los manguitos, la camiseta térmica, los calcetines y las lentillas. Subimos el Muro con dron y helicóptero de la G.C. incluídos. Primer avituallamiento de muchos, algo de agradecer por las temperaturas que alcanzaríamos a lo largo de la mañana.
Algunos corredores con bastones son como los abuelos con paraguas, tienes que ir pendiente de que no te saquen un ojo.
Bajamos el Muro sin muchas complicaciones y un par de vueltas al ruedo en Páramo de Sil con muchísimo público animando. Según parece quieren que conozcamos todo el pueblo. Se nota la mano del alcalde.
La Campona
Subida a la Campona. De 700 a 1600m mezcla de caminos y pistas con poco uso hasta una caseta con más agua, control de chip, música y más voluntarios encantados de ayudar y animar. Algunos abandonos por el calor. Sigo sin pisar nieve.
Bajada a Primount y Braña desde donde seguiríamos senderos del río hasta empezar la subida del Pico Negro. Es gracioso ver cómo reaccionan ante un camino de barro y charcos corredores de Valladolid. Se paran en seco. Para nosotros correr en barro es de lo más común, así que aprovecho para adelantar chapoteando (y salpicando).

Pico Negro
La subida al Pico Negro es tan dura como me habían prometido. Como uno es más de subir que de bajar y estamos aquí para pasarlo bien, pues a subir y a hacer fotos. Mucha piedra pero sin tener que echar las manos. Bastante gente en la cima y animando igual que en el resto del recorrido.
Tras 6km de bajada por pista, bosque y cruzar algún riachuelo oyes la música… vamos, que ya la tienes!
No llevo muchas carreras, las clasifico en las que estás deseando acabar y las que saben a poco. Alto Sil no quieres que se acabe.
Volveré. Con nieve, espero.

jueves, 16 de marzo de 2017

QUE ES TRAIL?

Qué es trail?
quién en este mundillo no ha debatido alguna vez sobre este tema?
Hay quien data el origen del trail en el 3.800 antes de Cristo, en Egipto nada menos. Oficialmente en nuestra época en 1995 la federación inglesa de atletismo fue la primera que lo aceptó como modalidad deportiva oficial... pero nos importa a los traileros algo lo oficial? o es nuestro deporte lo más fuera de lo oficial que existe?, yo creo que sí, de ahí la discusión esta de qué es trail.


Como siempre los americanos fueron los primeros en darle bombo al asunto, y ellos en sus espectaculares parques nacionales, a todo recorrido marcado dentro de ellos le llaman trail, el trail de tal, el trail de cual, el trail de aquí, el de más allá, y todos ellos son senderitos estrechos que recorren esa naturaleza fascinante que poseen. De ahí, también para variar, nos llegó a nosotros el palabro, que somos mucho de usar anglicismos, pero bien, en este caso la palabra resume bien lo que es este deporte. Y como tal, si nos vamos a la esencia de la misma, sendero, cuanto más sendero tenga una carrera, más trail será... y fijaros que digo más trail... porque para mi trail engloba muchas cosas, y eso es la virtud de este deporte, que no está encorsetado, que no se puede sistematizar, 5, 10, 21 y 42... que no se puede desvirtuar porque engloba muchas cosas, y porque no podrá llegar un momento en el que como en el tenis, por ejemplo, ya no haya distintas formas de sacar, se ha comprobado que poniéndose en tal punto y estirándote para llegar a darle a la pelota desde lo más alto posible la lances en diagonal y coja la máxima velocidad y peor trayectoria para el adversario... cosas como ésas no serán posibles en trail, por mucho que se empeñe el ITRA, la futura federación de trail o quien quiera que se ponga tonto con el tema... porque es imposible... porque por mucho que lo oficialicen, este es el deporte más natural y más antiguo del mundo y como tal seguirá diverso... o qué os pensáis?, que Filípides corrió desde Maratón a Atenas por asfalto?, lo que pasa es que a los humanos nos gusta desvirtuarlo todo y ahora lo raro es correr por el monte, y además es la actividad que más lo degrada, dónde se vio?, ir pisando hierba?, menuda gentuza!, que corran por la acera como todo el mundo.

Entonces la pregunta está mal hecha, la pregunta fácil es: qué no es trail?, y ahí lo tenemos más fácil, subir un pico o un puerto a pie por donde lo sube la vuelta ciclista no es trail, verdad?, eso lo tenemos todos claro... los que venimos de andar por la montaña en sus distintas formas también tenemos clara la diferencia entre trail y montañismo, aunque en muchas cosas se asemejen en demasía... así los 101 peregrinos son Trail, aunque sus senderos sean anchos y de superficie dura, el Río da Fraga es Trail aunque parezca las veces una carrera de obstáculos, las Ultras de Andorra son trail aunque parezcan escuelas de escalada en algún tramo, y así hasta llegar al sendero más estrecho, el que no está, en el que toda la montaña es sendero The Barkley Marathons, aunque parezca una carrera de orientación...


Así que ya que lo tenemos más claro - ahora me viene a la cabeza la cara de guasa de Gary Cantrell si le pidiéramos que nos definiese el término -, podemos seguir indagando y preguntarnos otra cosa, cuál es el objetivo de correr un trail?, podemos encorsetarlo en tan sólo llegar antes?, es tan simple como eso?... creo que no, en asfalto, todos corren, todos corríamos, básicamente con ese objetivo, - bueno y al terminar tomar unas cervezas -, en carrera cada uno en sus circunstancias, estado de forma e información previa de a lo que puede avanzar en esa distancia van, íbamos, al borde de "petar", tanto es así que muchas veces se peta. Sólo tenéis que comparar las caras con las que se llega en una media maratón o un maratón, y las que trae la gente en una ultra del doble de km... estoy hablando de la norma, no de las excepciones, y tampoco hablo de la satisfacción posterior que tengan todos los finishers de una maratón, no hablo de eso, hablo de las caras en meta en los trails y ultratrails que reflejan distintos objetivos cumplidos y no sólo llegar lo antes posible.

Por mi parte, a mi primera ultra, 80 km por el Courel, después de muchos maratones de montaña, llegué con el miedo lógico a la distancia y dureza acumulada, lo que me hizo ser muy precavido, ya se me habían quitado de la cabeza los minutos por km, las comparaciones ni siquiera entre distintas ediciones del mismo trail, ya había aprendido a correr por sensaciones, a usar esas sensaciones para intentar regular mis fuerzas y adecuarlas a la distancia, desnivel y tecnicidad de la prueba, pero sabiendo que eso y 100 factores más podían estropear mi primera ultra si no los sabía gestionar.


Y llegué, y tras asimilar algo tan brusco como darte cuenta de que eres capaz de hacer algo que años atrás ni habías imaginado, que digo años atrás, el año anterior estaba en el km 60 viendo pasar a los corredores y preguntándome cuando sería capaz de hacer algo así... pues tras digerirlo, me di cuenta de algo más sorprendente, estaba en muy buen estado, sin ampollas, sin dolores más allá de la congestión muscular lógica, pero nada articular ni tendinoso... y tanto es así que llegué a Lugo a la 1:00 de la mañana y a las 7:30 ya me estaba levantando para desayunar y darme un paseo por la muralla y el centro de la ciudad de nada menos que 7 km.

En ese momento me di cuenta que mi objetivo al hacer trail sería ese, lo que siempre había hecho en montaña, disfrutar, y para ello llegar a meta lo mejor posible para cuanto antes volver a estar disfrutando de otra ultra u otro trail.

La progresión además en este deporte tiene un recorrido casi interminable, es decir, con cualquier objetivo que tengas tienes mucho margen de mejora, no te tienes que estar pegando con 4 segundos un año para luego hacer 1 menos y sentirte frustrado. No, en mi caso el objetivo de llegar bien afianzando distancias y aumentándolas poco a poco tiene un horizonte muy lejano y esto es fantástico, además se adereza con una búsqueda de pruebas que te lleva a lugares que si no hiciera esto probablemente no los conocería.


E igual que mi objetivo, hay muchos más, incluido el de llegar lo antes posible a meta, que también es válido y lógico, y hay que reconocer que ves a gente que hace unas marcas en unas condiciones de carrera que te dejan la boca abierta... y así con tantos objetivos como trails distintos existen.

Pero lo más importante es que en esta diversidad hay multitud de experiencias y situaciones que te ayudan a conocerte, a ser mejor humano, a entender más cosas, hasta Gary Cantrell lo cuenta en el documental (http://barkleymovie.com/ se puede ver en netflix subtitulado), en él, ese año 2015 fue la primera vez que terminaban las 100 millas 3 personas (en 30 y pico años sólo lo han conseguido una quincena más menos), los dos primeros fueron juntos los 4 primeros bucles y en el 5º eso ya no está permitido y tuvieron que ir en sentido opuesto. El objetivo de uno de ellos era conseguir el récord de la prueba ya que el año anterior había sido finisher pero sin rebajarlo, el otro era la primera vez y aunque venía de ganar una prueba importante en ésta sólo quería ganarla, sin importarle en tiempo tanto y el tercero, que llegó a 20 minutos escasos del limite de 60 horas sólo quería terminar, tocar por quinta vez la valla amarilla, su objetivo era conocerse a sí mismo en esa prueba, este era el sueño de John Fegyveresi:
http://livanvivo.blogspot.com.es/2017/02/el-quinto-bucle-o-el-sueno-de-john.html




Al final del documental podéis ver las impresiones de este último sobre todo, es del que más cortes de entrevista publican de los tres, todo lo que vivió desde que supo de la prueba, se puso a prepararla y la corrió le cambió la vida, y de una situación vital difícil que cuenta en el vídeo, gracias a esto, salió fortalecido y sobre todo dándole sentido a lo que haría de ahí en adelante.

Así que, que es trail?, trail es lo que tú quieras, lo que te pida el cuerpo, escúchalo, busca tu objetivo, intenta que esté muy lejos y... persíguelo.

                                                                                                            Luis Rodríguez.

miércoles, 15 de febrero de 2017

MERRELL AGILITY PEAK - por Marcos Cidrás

MERRELL AGILITY PEAK

El Coutadas Trail Team consiguió que la marca de referencia MERRELL nos dejara probar algunos de sus modelos de trail. Yo pude probar la Agility Peak.
No realicé muchos kilómetros con ellas, pero sí que las pude probar por todos los terrenos: tierra, barro, zonas de agua ,roca mojada e incluso zonas de asfalto.

Impresiones:
Cuando te calzas esta zapatilla la sensación es muy buena. En el pie se sienten como un guante, es muy cómoda y sin costuras. Es una zapatilla enfocada a tiradas largas, pero aún así lleva un taco bastante agresivo, algo poco común en las enfocadas a ello. Este taco responde muy bien y aporta seguridad en la carrera y se comporta bien incluso en asfalto, donde no se aprecia la dureza del terreno.







Cuenta con perfiles moderados tanto delante como detrás, con un drop de 6mm. La lengüeta es fina pero cumple con creces su función, ya que en mis entrenos no entraron ni piedritas ni tierra.
Su plantilla de Eva de unos 6mm se puede extraer y cuando pisas zonas con agua esta
la evacúa muy rápidamente.


En cuanto a la sujeción Merrell optó por unos cordones planos muy parecidos a los modelos de Inov, que en ningún momento se desataron. Este sistema patentado cuenta con un cordón que pasa por dentro de otro, lo que hace que el ajuste sea perfecto.

 Los acabados son más que aceptables con toda la zapatilla, unida mediante termosellado y evitando así cualquier tipo de roce. Lleva un gran refuerzo en la zona del talón, con lo cual el pie va muy protegido pero sin sensación de ir acorazado como pasa con otras zapatillas.

CONCLUSIÓN:
Zapatillas para tiradas largas , muy amortiguadas y cómodas. Funcionan bien en casi todos los terrenos, la única pega que le encontré fue en rocas con musgo o líquenes, pero casi ninguna zapatilla agarra ahí, es lo que tiene Galicia.
Aunque según mi punto de vista si la vas a usar para ultras o tiradas muy largas elegiría medio numero más.




domingo, 29 de enero de 2017

Un falar

     
A todos os que corremos polo monte nos gusta máis ou menos o mesmo:
zonas chulas por donde practicar o deporte elixido (senderismo, trail...)
Hai infinidade de probas que se están organizando pro todo o noroeste e tamén no norte de Portugal. Carreiras de todos os tipos: duras, suaves, de correr, de trepar, con desnivel, sin él... hai para todos os gustos, non credes?
Pois ben, tal e como eu entendo isto do monte...para min hai poucas probas que sean TOP. Como decía o outro..: "coa abundancia ven a palla".
Ultimamente, gracias a que cada vez hai máis xente que corre polo monte, estanse organizando carreiras (moitas) ás que eu chamo PUNTO A PUNTO. Son o tipo de probas nas que o organizador atopa catro puntos (ás veces menos) INTERESANTES. Entón xa está montada... adícase a traballar para unir eses puntos e así saelle o percorrido xa acabado. A esa proba podelle engadir ou quitar quilómetros ao gusto, soamente ten que enmendar os enlaces. Estes son enlaces sen interés algún para o corredor (pistas, quilómetros de pistas).

Pois ben, a min non me compensan este tipo de cousas, non me gustan eses tramos de recheo que están ahí soamente por aumentar a quilometraxe ou unir distintas zonas da proba.

Agora me diredes qué claro, isto non é alta montaña, nin sequera media, e así é máis difícil crear un percorrido cun mínimo de quilómetros de boa calidade. Pois tampouco estou de acordo. Tanto en Galicia como en Portugal hai moitas carreiras IMPRESIONANTES en canto ao seu track. Esta xente que se adica a organizar estas probas adica moito tempo en buscar as zonas que a todos nos gustan. Desbrozan, abren pasos imposibles e, en definitiva, preocúpanse de facer o que a todo o mundo lle gusta.

Xa sei que ten que haber de todo para que a xente escolla a nivel físico o que mellor se adapte ás súas pretensións, pero eu non falo de quilómetros nin de nivel físico...eu falo de "emoción".

Emoción de facer un paso imposible (de subida ou de baixada), emoción de pasar por lugares por onde ninguén pasou, emoción de olvidarse do cansazo porque estés pasando por zonas impresionantes, emoción de facer forapista, trepar, saltar, pasar regatos, ríos... Estas son as que me gustan... non fai falla ir a Pirineos, Courel, Picos ou Ancares, destas tamén se poden facer por aquí (da máis traballo claro...)

Pois como dicía antes, hai probas en Galicia e Portugal que reúnen todas esas condicións, porque a xente que as organizan se preocupan de facer as cousas ben e porlle interés.

Esta é unha reflexión persoal, sen máis interés que alguén a lea, sen pretensión de ningunha clase...

Bernardo Coruxo

martes, 24 de enero de 2017

II Snowcross Leitariegos; por Juan


Después de esperarlo durante tiempo, llegó el fin de semana en que se iba a disputar en Leitariegos el Snow Cross, una prueba espectacular por todo lo que la rodea, por la organización  tan profesional de la gente del Alto Sil, por correr por la nieve y el hielo, por el frío intenso, por la dureza de las espectaculares pendientes y por los 1000 metros de desnivel positivo en apenas 10 kilómetros de subidas y bajadas de vértigo,  pero sobre todo por vivir mi primer fin de semana de convivencia con mis compañeros del equipo Coutadas y sus familias, y presentarles a la mía y vivir esta increíble aventura todos juntos con intensidad.

Llegamos a la estación a media mañana cargados con los trineos y las palas, equipados y dispuestos a disfrutar de la nieve con los peques. Y vaya que si lo hicimos!, nos pasamos toda la mañana tirandonos en trineo con los niños, haciendo una guerra de bolas de nieve, unos angeles y construyendo un iglú, sin olvidarnos de las clases improvisadas de esquí de Dani, con granizado nevado en el culo de Lolo antes de soltarle en la bajada.

El primer contacto visual con el recorrido fue demoledor, la carrera empezaría haciendo 30 metros en paralelo a las pistas y de ahí nos esperaba una pendiente brutal de la pista roja en la que habíamos estado jugando, que se perdía en el horizonte sin dejarnos ver dónde terminaba, con un tramo final con un 60% de desnivel.
Recuerdo que todos mis compañeros mucho más experimentados que yo me comentaban lo intensa que había sido subirla el año pasado. Esta edición se presentaba mucho más duro debido a que dada la poca cantidad de nieve, esto nos obligaría a hacer las bajadas también corriendo, sin poder deslizarse con el cuerpo resbalando y con mayor peligro por las placas de hielo y las piedras que asomaban en las calvas donde faltaba nieve, lo que nos obligaría a correr muy atentos.
Con todo esto en la mente, llegó el momento de irse a los coches a cambiarse después de recoger el dorsal y comprobar por el nivel de los participantes que iba a ser una prueba muy exigente, ya que otorgaría el campeonato de Castilla y León al que la ganase, de ahí la presencia del equipo la Sportiva, Fernando Arca y otros muchos nombres que se me escapan y que ocupaban las primeras filas de la línea de salida.
Después de cambiarse y calentar un poco tomé mi primer contacto con la nieve dura de la salida y con los crampones, una sensación extraña pero me dió seguridad el comprobar que en un par de arrancadas  me sujetaban bien.
Todos calentabámos,  y después de comprobar todo el material obligatorio nos colocaron en línea de salida. El gran Lolo Díez hacía de speaker de la prueba y nos dio la charla de seguridad advirtiéndonos sobre dos puntos del recorrido especialmente peligrosos  que habían marcado y en los que habían  colocado a voluntarios para avisarnos.

Entonces todos los Coutadas respondimos a la llamada de nuestro compañero Berto que nos llamaba a apretarnos delante ...Fernando Arca estaba apenas dos filas por delante de mí, la emoción me colapsada el pecho y Lolo Díez gritó ..."en cuanto suene el petardo salimooosss"...y un par de  segundos después sonó un estruendo y todos nos lanzamos cuesta abajo por la pequeña rampa de salida para luego llanear en paralelo a las pistas. Llevaba los dedos de las manos congelados por el frío a pesar de llevar los guantes de nieve y al llegar al final de la recta giramos a la izquierda sobre la última pista y pegándonos a las vallas de madera comenzamos a subir la descomunal subida que nos esperaba magestuosa, lo que hizo que el  grupo comenzara a estirarse. Todos caminando cuesta arriba intentando colocar los pies de forma que estos no se hundiesen en la nieve, lo que te hacía resbalar y perder tiempo y desgastar unas fuerzas preciosas que sabía iba a necesitar más tarde...como decía, todos caminábamos por aquella subida que se antojaba inagotable, cada vez más y más pendiente excepto Arca, que corría en primera posición sin dar tregua...los que me rodeaban comentaban lo increíble de aquello.



De momento se cumplía mi objetivo, iba colocado entre mis compañeros, el corazón me iba a mil y me costaba masticar el aire por lo frío que estaba pero me propuse subir pasito a pasito aunque la pendiente era tan exagerada que tenía que inclinarme mucho hacia adelante para avanzar, mi compañero iba a mi derecha apoyándose en los bastones a paso firme y corto...

Hacia la vertical ya apenas podía avanzar, tenía que hacer mucha fuerza para dar cada paso y los cuádriceps me ardían por el esfuerzo, hasta me planteé ayudarme con las manos para continuar subiendo, en ese punto de la subida mis compañeros Dani, Berto y Chema se distanciaron de mi unos 10 metros confundiéndose ya con el grupo que ascendía, solo me quedaba la referencia de Lolo que también me había adelantado y se separaba ya de mí, pero apenas faltaban unos metros para llegar al final así que continúe apretando los dientes un poco más y lo que me encontré al llegar me derribó moralmente.
La cuesta no terminaba donde llegaba la vista desde abajo sino que continuaba con otra pendiente todavía más pronunciada sin darnos apenas respiro. Lolo se me iba y sentí que no iba a poder acabar ni la primera vuelta, con el corazón en la garganta y los dedos entumecidos intenté buscar calma dentro de mi recreándome en el paisaje espectacular que estaba contemplando y en no perder la referencia visual que llevaba con mi compañero Lolo, y me sorprendió que llegando al final de aquella segunda parte infernal retomé contacto con él, al salvar esta increíble cuesta, una imponente máquina quitanieves que se encontraba  situada hacia la pista nos recordaba que debíamos continuar. En ese momento Lolo me animó a trotar un poco con él por un falso llano pero la serpiente multicolor de participantes nos anunciaba que la ascensión continuaría  haciendo una curva en sacacorchos pronunciadísima a  la izquierda.
La estábamos haciendo poco a poco y la bellísima estampa de la montaña me deslumbró, desde allí se podían observar todos los picos que nos rodeaban, estaba atardeciendo y la luz ya teñía todo el paisaje de amarillos y naranjas. Aquello me devolvió a la realidad, quedaba muy poco tiempo de luz y quería aprovecharlo porque era importante poder ver dónde ponías los pies, en esos pensamientos me encontraba cuando me di cuenta de que Lolo se había quedado atrás, me giré y vi que tenía cara de dolor, mi intuición no me falló y él me confirmó que no iba bien, le había cogido el frío.
Yo por mi parte había calentado el cuerpo por el esfuerzo y mis manos ardían dentro de los guantes, le animé diciéndole lo importante que era para mí el intentar aguantar a su lado y hacer la carrera juntos.
Enseguida giramos a la izquierda y como en un tobogán gigantesco se presentó ante nosotros la primera bajada, era tan pendiente que te impulsaba a bajar a saltos y tan tendida hacia abajo que hasta daba un poco de vértigo, ahí entendí lo que me había contado mi compañero Berto de que la gente el año anterior había bajado deslizando con  el cuerpo pero nosotros no podíamos dada la calidad de la nieve así que como pude me lancé hacia adelante braceando y saltando pendiente abajo intentando no patinar, los crampones respondían a la perfección pero no fue suficiente para seguir a Lolo que como un cohete se lanzó pendiente abajo sacándome mucha distancia.
No me quedaba otra si quería seguir con él, así que tirando de corazón más que de cabeza me dejé caer sin frenar en los apoyos, eso me obligó a bracear todavía más para no caerme ya que bajaba dando grandes zancadas sin controlar ya donde caían los pies, pero de momento la idea funcionaba, adelantaba a un montón de gente y la distancia con mi compañero disminuía.
Fue entonces cuando en plena bajada el corredor que iba delante de mi se hundió media pierna desequilibrándose totalmente y cayendo a rolos cuesta abajo, ya no podía frenar así que traté como pude de esquivarle y salté por encima de él continuando con la bajada en picado, tan descontrolada como mi corazón.
Al llegar abajo casi a la altura de la estación de esquí giramos a la derecha 180 grados para volver a subir por la cuesta más dura que he subido hasta hoy, la nieve era dura y escasa en algunos sitios, con muchas placas de hielo, lo que nos obligaba a cambiar los apoyos continuamente porque resbalaba mucho.
Mis piernas estaban muy fatigadas por la bajada pero  me agarré con todas mis fuerzas a una sola cosa: mi compañero Lolo estaba a unos 10 metros de mí, tenía que intentar alcanzarle, así que incliné totalmente mi cuerpo hacia adelante encogiéndome y clavé las palmas de las manos sobre las rodillas para impulsarme paso a paso hacia arriba, siempre buscando la huella de los que iban por delante para no resbalar, la gente comentaba la dureza de la subida, algunos hasta escuchaban incrédulos que era imposible que solo lleváramos tres kilómetros y medio y que todavía faltaba toda una vuelta más.  Continué tirando sin parar hasta que en la última parte de la subida alcancé a mi compañero y al hacerlo sentí que podía dar mucho más de lo que yo mismo imaginaba.
De ahí llegamos a un tramo en el que llaneamos con facilidad porque picaba en una  bajada larga y de ahí giramos a otra bajada en zig zag  mucho más pronunciada en la que un voluntario de la organización nos avisó de que bajáramos tranquilos porque solo nos quedaba un minuto de bajada para pasar por meta por debajo del corte de la hora, aquello me animó mucho hasta que Lolo me dijo que no nos podíamos fiar y que teníamos que apretar para pasar cuanto antes y dicho esto aceleró en plena bajada, yo me solté y baje detrás de él, esquivando las piedras  que asomaban en la mancha de tierra sin nieve y llegamos  al desvío marcado por  la organización, haciéndonos pasar sobre la parte derecha de la pista por la zona segura y de ahí un giro a la izquierda y me encontraba por fin en la recta de meta. Vi a Lolo Díez animando al micro y a toda la gente aplaudiendo a nuestro paso, asi pasamos a toda velocidad.
A lo largo de la recta  la gente continuaba animando y apenas quedaba luz así que intenté apretar el paso en la primera subida a la que ya había vencido en una ocasión, a media subida el speaker anunciaba la llegada del ganador cuando nosotros todavía estábamos empezando la segunda vuelta,  comentamos lo increíble de aquello y continuamos para aprovechar la poca luz que quedaba.
Al llegar arriba nos esperaba de nuevo la imponente máquina quitanieves pero ahora en la penumbra dibujaba un paisaje casi lunar, con el blanco del suelo iluminado únicamente por las sirenas naranjas girando, me vino a la mente mi compañero Dani y me recreé en aquel instante para conservarlo,  cuando la dejamos atrás apenas veíamos ya, así que yo intente encender la luz del frontal pero no podía porque tenía los dedos entumecidos por el frío, a Lolo le pasaba lo mismo así que tuvimos que parar para encender yo su frontal y el el mío, fue muy gracioso, hasta saludamos a los voluntarios de las motos de nieve que pasaban constantemente para comprobar la seguridad de los participantes animando, y  así entre risas y mucho ánimo compartido continuamos la carrera, inmersos en la oscuridad, con la luz de los frontales por única referencia de contacto con el suelo, esquivando las grietas y las zonas hundidas de la nieve por otros corredores  hasta que por fin alcanzamos la ansiada curva a la izquierda que marcaba el llano para luego  llegar a la curva que se convertiría en la bajada pronunciada de meta. Entramos plenos de alegría por terminar una prueba tan espectacular.

Lolo Díez gritaba animando a los participantes que llegaban, nos dirigimos al avituallamiento y me tomé un caldito caliente, algo de fruta y de postre una barrita energética. El ambiente de fiesta que se respiraba era total...decidimos cambiarnos rápido porque algunos empezábamos a tiritar y no pude evitar mirar a la Montaña para despedirme de ella y agradecerle todo lo que me había dado, las montañas se fundieron en el negro de la noche y todavía se veían sobre ellas las luces de los frontales de los últimos  participantes subiendo la durísima tercera cuesta infernal.
Saboreando el caldito me fui hacia el coche de mi  compañero y allí entre risas comentamos todo lo vivido....una experiencia única digna de repetir.  


Nos recogimos en la casa de turismo rural para cenar  todos satisfechos y unidos  como una gran familia. Ahora hago presente en mi el lema de mi equipo el Coutadas Trail team...hasta las estrellas por el camino más duro, esto fue una hermosa realidad en el Snow Cross de  Leitariegos.

lunes, 5 de diciembre de 2016

II MTB Ufones por Luis y Laura


Las redes sociales quisieron que esta prueba se cruzase en nuestros muros. A veces es tan sencillo como pasar de cartel y listo, pero otra veces haces click, vas a la página web, ves un poquito de información y te preguntas: qué mejor plan que este para el día 4 de diciembre.  Zamora en diciembre... tienes garantizado frío y madrugón.  En este caso serían 55km con 1000m de desnivel positivo para la prueba competitiva. Habiendo una opción más corta de 30km no competitiva. Claro está que elegiríamos la de 55 ;)



Domingo 4, 5:40 a.m.
Suena el despertador y arriba! Nos esperan 3horas de camino.
Llegamos justitos de tiempo. Lo justo para aparcar y coger los dorsales. Y sin calentar allá vamos. Ya habrá tiempo por el camino.






La prueba transcurre en su totalidad por zonas muy rodables, por pistas, continuo sube baja, combinando tramos abiertos entre parcelas con otros bajo árboles con hojas recién caídas, lo cual le daba un belleza extra.

También tuvimos la oportunidad de mojarnos los pies, ya que cruzamos varios ríos, charcos y lodazales. Algunos quizás se podrían haber esquivado, pero....qué sería terminar una prueba BTT en invierno sin embarrarse...




En general la prueba estaba muy bien señalizada, aunque algún desconsiderado cambió unas marcas  en un cruce e hizo que muchos participantes se desviasen, perdiendo varios minutos en algún caso.



A destacar positivamente el número de voluntarios con los que contaba la prueba. Dos avituallamientos muy correctos durante el recorrido, y sobre todo en meta el caldo y los bizcochos caseros, así como el calor con el que te recibía la gente del pueblo y el híbrido entre diablo y Papá Noel desde que el primero hasta el último de los 250 participantes cruzaron la meta.





Ya solo quedaba lavar las bicicletas, con mangueras amablemente cedidas por los vecinos, cambiarse e ir a disfrutar de la excelente comida que estaba incluida en la inscripción(inscripción muy económica): guiso de ternera con setas servido por los vecinos y en sus casas.



Aclarar que Ufones es un pequeño pueblo de Zamora que cuenta actualmente con 38 habitantes. Nos sorprendió de forma muy positiva ver a mucha gente mayor vestidos con la camiseta de voluntarios. Con lo cual ya os podéis imaginar que el pueblo se vuelca al 100% con la prueba.
 En lo deportivamente hablando Luis quedó sexto en la clasificación general, y Laura 61 de la general y segunda fémina.


Ufones, volveremos!

lunes, 28 de noviembre de 2016

I Duatlon Trail de A Pobra do Caramiñal, por Laura

Cuando te gusta la montaña y participar en las competiciones, cualquier excusa es buena para ir a una prueba. Si aún por encima se trata de una prueba que abarca dos modalidades que me gustan, promete dureza y belleza del recorrido y aún por encima ser la primera edición, no hay más que pensar, el resto viene solo: a inscribirse y participar!


De la mano de Arousa NeO nace un nuevo duatlon de esos de los que son 100% montunos, con un recorrido logrado en el que no tienes que dar vueltas como un pollo sin cabeza en un circuito.
Al igual que el Duatlon de Ribeira, el cual este año como novedad tenía 2 transiciones, en este su hermano más joven, también consta de 2 transiciones y 3 sectores (TRAIL - BTT - TRAIL).

Domingo 27 de noviembre, 10:30

Nos desplazamos hasta Posmarcos en Pobra do Caramiñal. Más100 los inscritos esperan ansiosos el pistoletazo de salida, tanto los valientes que se animan a hacer todos los sectores, como los que participan en modalidad "equipo", donde un participante realizará los sectores de trail y el otro los sectores de BTT.



Dan el pistoletazo de salida y arrancamos. El primer sector consta de 2km, los cuales comienzan con una cuesta bastante empinada que hace que la patata se ponga caliente. Los primeros metros son por asfalto, pero rápidamente el terreno pasa a ser una pista que nos conduce al monte. El final es en bajada, cambiamos las zapas, ponemos el casco y arrancamos con la bici el segundo sector: 15 km de BTT

Aquí la cosa se pone interesante. El recorrido transcurre bordeando el río por senderos en los que adelantar se antoja complicado, incluso debemos pasar por una pasarela donde el paso montado en la bicicleta parece complicado. Me subo la bici al hombro y paso a pie. Pasado el recorrido del río, pasamos a pistas y senderos que transcurren por el monte. Sin duda la parte más dura es la subida al Alto de A Portela, con la subida "do inferniño". Es la subida más larga, y cuando parece que llega el final la pista hace un giro y continúa un repecho más...jejeje

 Para mi personalmente esto no fue lo más duro, si no la bajada. Por supuesto esos km que hubo que subir, en algún momento tendríamos que bajarlos, y menuda bajada!! La pista de bajada tenía graba suelta, de esa que si frenas demasiado te vas por el aire...así que bajé todo el rato frenando hasta que me dolieron las manos. Agradezco a Nelo de Sportbike que me acompañara en esa bajada.
Supongo que muchos la habrán disfrutado como locos...pero eso para mi está a otro nivel.

Comentar que las vistas de la ría de Arousa desde O Alto da Portela son espectaculares.

Terminado este sector tocaba afrontar los 5,5km del segundo sector de trail. Me cambio las zapas en un plis plas, tiro el casco y arranco a correr. Parte de este sector es compartido con el sector de la bici, todos menos la gran subida,  por lo que al poco de empezar ya toca mojarse los pies en un regato, continuando por el sendero a la vera del río. Al llegar a la zona donde empieza la subida nos desvían a la izquierda hasta llegar a una bajada en la que se agradece dejarse caer. Al rato ya estoy entrando en meta, donde como siempre me espera un buen avituallamiento.



En cuanto al balizaje como siempre, perfecto, con una numerosa colaboración de voluntarios que estaban repartidos por todo el recorrido.
Por supuesto repetiré el próximo año, tanto en este duatlon como en el de Riveira. Espero que los organizadores se saquen un tercer duatlon de la manga (jajaja) ya que como este, con este tipo de recorridos hay muy pocos, por no decir los únicos, Gracias!




jueves, 6 de octubre de 2016

Artículo sobre os bosques de ribeira

A moitos corredores de montaña gústanlles os tramos de río, é algo que está a ser habitual na maioría dos trails en Galicia. Cruzar unha canle fluvial sen medo a mollarse é unha das cousas que máis diferencia ós que practican este deporte, unha sensación de liberdade, de non necesitar nada máis para atravesar esta barreira natural que como moito unha corda guía. Pero coidáchedes na importancia dos bosques que circunvalan as canles dos ríos?.


De feito a custodia destas formacións boscosas está asignada ás confederacións hidrográficas, e non é por casualidade xa que a súa presenza é fundamental para preservar a saúde dos ríos. 

E por qué é tan importante a presencia destas formacións arbóreas?. O primeiro e máis inmediato é que os que están en primeira fila da canle, en contacto coa auga, serven de suxeición coas súas raíces para que o curso de auga non modifique o seu trazado, e isto é máis importante en época de moita precipitación cando a canle desbórdase. Por iso as especies que están nesta zona teñen que ser moi tolerantes a vivir en contacto coa auga, incluso temporalmente somerxidas, como os bidueiros ou os amieiros, por exemplo.


Todos os traileros nalgún momento vadeamos un río case que metendo os pes na auga, e seguramente que algunha vez tropezado con algunha raíz que estaba o descuberto. Por iso é importante que as organizacións non abusen de facer uso estas zonas, xa que ó noso paso axudamos o seu deterioro e podemos causar danos ás árbores nesta zona que máis tarde terminen na morte do exemplar. Para iso están os sendeiros de pescadores, e porque ultimamente xa sabemos que todos teñen dereito a empregar o medio natural excepto as competicións de trail, por iso, dicimos, é incluso máis conveniente empregar sendeiros xa establecidos e que non sexapor nós que se abran novos, sobre todo en ecosistemas tan delicados como é este do que estamos a falar.

 A outra cuestión de suma importancia é o mantemento do ecosistema, a cuberta  vexetal, como sabemos cando corremos baixo dela, amortigua os contrastes térmicos  que existen fora dela, mantendo máis baixa a temperatura no verán e máis cálida no  inverno, e con iso conséguese que o ecosistema do río sea máis rico e biodiverso.

Por iso si a cuberta arbórea desaparece dun río, por un lado as sucesivas crecidas anuais modificarán a súa anchura destruíndo os taludes laterais, o aumentar a anchura (superficie de evaporación) diminúese a profundidade coa mesma cantidade de auga e con iso en verán auméntase a temperatura da auga máis fácilmente en toda a súa vertical, e isto ademais vese agravado pola ausencia da protección da follaxe que a mantiña máis baixa como falábamos antes. 

Desta maneira, a cantidade de auga doce dispoñible será menor pola maior evaporación existente, e a cantidade de especies que son capaces de vivir neste ambiente máis extremo, menor. De eiquí que si o que indicabamos antes sobre o paso de corredores de montaña nestas zonas podía perxudicar a protección dos taludes que ofrecen as raíces, en ausencia delas neste aspecto agrávase considerablemente.

Ademais fixádevos que si en toda a lonxitude dun río desaparece o seu bosque de ribeira, estes efectos multiplícanse polos km que teña dita conca, e co tempo converterase nun río morto e incluso sen auga na época estival.

Actualmente unha enfermidade fúnxica, que ataca ás raíces dos ameneiros, está a mermar a cantidade de exemplares desta especie que póboan os nosos ríos. E ante a gravidade do asunto a confederación do Miño-Sil xa comezou un programa de busca e selección de exemplares resistentes a esta enfermidade, para posteriormente repoboar con clons destas árbores ou dos seus descendentes se estes mostran esa mesma resistencia.



miércoles, 5 de octubre de 2016

III ULTRA GREDOS - por Manu



 Aunque muy bajo de forma física, el jueves me siento mentalmente fuerte para afrontar los 82 KM y 4.800 + del III Ultratrail de Gredos. Camino mirando al frente y zasss, le sacudo un canillazo a un gancho de remolque, en 10 minutos ya tenia 2 rodillas, y la cabeza empieza a dudar, ya que la rodillera de costumbre monta sobre la herida de la canilla. Bueeeno pues allá vamos .
 Viernes recojo a mi familia y a las 15:30 salimos para hacer 6 horas de coche, buscar la casa, recoger dorsal y a las 12 a dormir para levantarme a las 3:30. Se da la salida de los 146 corredores a las 4:30 y después de correr 10 minutos empieza la subida, unas 4 horas de paso ligero y bastones, que es lo que me pareció toda la carrera, bastones y más bastones, creo que corrí más con los brazos que con las piernas, incluso bajando. 


No estoy acostumbrado a correr en montañas de verdad, soy más de monte que de montaña, todo me parece inmenso y espectacular, va amaneciendo y se van iluminando esas moles de roca ante nosotros supongo que por eso no se me hizo demasiado dura. Eso y que me la tomé con calma desde un principio. Los últimos Km fueron más amenos por la compañía de 2 chavales estupendos con los que compartí los últimos 30 Km de pista aburrida con dolor de pié incluido. 


Entramos en meta con la noche una vez más como compañera. No tuve mucho tiempo de disfrutar de Candeleda, pero en la plaza había terrazas a tope y un ambiente espectacular. Agradecer la cantidad y calidad de los voluntarios, siempre atentos y muy alegres aunque los avituallamientos fueran un poco cutres y repetitivos. Claro que en meta lo arreglaron con cervecita y embutido. Os la recomiendo pero con más tiempo para poder disfrutar de Candeleda.



 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review